1. Inicio
  2. /
  3. Libros y complementos
  4. /
  5. Libros
  6. /
  7. ¡Vámonos con Pancho Villa!

¡Vámonos con Pancho Villa!

17,80

Hay existencias

¡Vámonos con Pancho Villa!

Considerado por la crítica literaria como uno de los grandes escritores de la Revolución mexicana, Rafael F. Muñoz nos ofrece en esta novela una de las visiones más profundas de esa especie singular de luchador revolucionario que fue el soldado villista. Para ello se vale de la fascinante historia de “Los leones de San Pablo”, un grupo de hombres que se aventuran en las filas de Pancho Villa para combatir en la poderosa División del Norte.

La toma de Torreón, el asalto a Columbus (EEUU), la expedición punitiva norteamericana, el refugio del líder, herido, en la cueva de una montaña… ¡Vámonos con Pancho Villa! nos acerca a los acontecimientos históricos para revelarnos su sentido más asombroso, su perfil más doloroso, más descarnado, más deslumbrante. Con sabiduría serena y sin énfasis retórico, Rafael F. Muñoz funde las mayores epopeyas del ejército villista con uno de los testimonios más trágicos y desgarradores de fidelidad revolucionaria, la de Tiburcio Maya.

Los años que han transcurrido desde su publicación permiten disfrutar con más intensidad de la fuerza y la osadía de esta crónica épica e íntima de la Revolución mexicana.

Fecha de publicación 1 mayo 2019
Páginas 245
Peso 335gr
Muñoz

Rafael Felipe Muñoz

1899 Chihuahua (Chiuahua, México) – 1972 Ciudad de México (México)

Fue hijo de un prominente abogado chihuahuense. Conoció a Francisco Villa siendo un adolescente, y le provocó una impresión imborrable. Posteriormente, como periodista, tendría la ocasión de acompañarle. Publicó folletines con episodios de la Revolución mexicana, historias cortas basadas en sucesos reales en las que narra la bravura y abnegación de los participantes en el combate. Se inició como periodista en febrero de 1914 en el diario Vida Nueva, del que fue redactor y traductor. Posteriormente colaboró en diversos diarios; fue jefe de redacción de El Universal Gráfico y, en 1930, director de El Nacional. Fue elegido miembro de la Academia Mexicana de la Lengua, pero murió antes de leer su discurso de aceptación.
Quizás te pueda interesar:
Menú
WhatsApp chat