¿Sabías qué?

Zoya Kosmodemyanskaya (primera heroína soviética)

Zoya Kosmodemyanskaya la partisana rusa que se convirtió en la primera heroína soviética.
Nació el 13 de noviembre de 1923 en la aldea de Osino-Gay a unos 500 km de Moscú en el seno de una familia religiosa. Estudiante brillante en la escuela 201 de Moscú.
Ingresó en el Komsomol en 1938 y en octubre del 41 cuando los nazis pisaron Moscú se ofrecío voluntaria para la unidad partisana de la Juventud Comunista. Antes de marchar le dijo a su madre: “¿Qué puedo hacer cuando el enemigo está tan cerca?” Stalin da la orden para impedir que se aloje al ejército nazi en los pueblos soviéticos. Junto con otros 2000 voluntarios la unidad especial partisana a la que fue destinada Zoya realiza labores de sabotaje y reconocimiento en los alrededores de Moscú en la retaguardia alemana. Zoya y sus camaradas son los encargados de incendiar esos poblados que dan cobijo a los nazis. Tras una de estas acciones en Petríshevo es delatada por un colaboracionista que recibe una botella de vodka como recompensa (Stalin ordenaría posteriormente su fusilamiento). Zoya fue sometida a un martirio indescriptible, torturas, vejaciones, reconoció ser la responsable y que su objetivo era acabar con los nazis. Arrancaron sus uñas y le dieron 200 latigazos pero se mordíó los labios causándose graves heridas antes de dar información útil a los nazis. La sacaron fuera de la cabaña desnuda con -20 º en varias ocasiones. Finalmente fue ahorcada el 29 de noviembre. No sin antes ser paseada y humillada con un cartel colgado que rezaba “incendiaria”. Le arrojaron agua sucia y golpearon sus piernas diciendo ¿quién te hizo daño a ti?
Antes de ser ahorcada se dirigió a quienes estaban presenciando la ejecución para pedirles que no se rindieran, que no lloraran por ella y continuasen luchando, que estaba orgullosa de morir por su pueblo. Un oficial alemán trato de hacerla callar pero se revolvió y concluyó: “Ahora me ahorcáis, pero no estoy sola. Hay otros 200 millones de compatriotas y no podréis colgarnos a todos”. Tenía 18 años. Su cuerpo estuvo colgado durante un mes y siguio siendo objeto de bromas y humillaciones por parte de los nazis.
El Ejército Rojo liberó la aldea en enero de 1942. Zoya fue enterrada en el cementerio donde yacían Gogol y Chéjov. Stalin condecoró póstumamente a Zoya en febrero como la primera heroína de la URSS. Su hermano Alexander (también héroe de la URSS) también cayó en combate con 19 años.

zoya heroina sovietica

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Rellena este campo
Rellena este campo
Por favor, introduce una dirección de correo electrónico válida.

Menú
WhatsApp chat